Pere Riera, el hombre del año

El dramaturgo tiene tres obras en cartel: Red pontiac, El don de las sirenas y Barcelona

0

Comments

Add +

Pasa con Shakespeare, con Ibsen, con Txékhov. Y esta temporada ha pasado con Mamet... y con Jordi Casanovas, que a principios de temporada tuvo 'Pàtria' y 'Les millors ocasions' en cartel. Sin una acción coordinada, pasa pocas veces que un autor local vea dos de sus obras en la cartelera con pocos meses de diferencia. Y ahora es el turno de Pere Riera, que no tiene dos, si no tres. El Poliorama lleva a Barcelona 'Red Pontiac', éxito del último Temporada Alta. La Sala Beckett estrena 'El don de las sirenas'. Y en mayo el TNC pondrá de largo 'Barcelona'. Después del éxito de 'Desclassificats' en La Villarroel (2011) se espera mucho de este dramaturgo que, según nos explica, llegó “de rebote” al mundo de la escritura teatral y del que ya dicen que 'Red Pontiac' es su consolidación. La obra que programa el Poliorama, con Míriam Iscla y Cristina Cervià, es una historia del estilo de 'Un déu salvatge', pero todavía con más mala leche que Yasmina Reza. Dos madres que afirman que su hijo es mejor que el otro. Y una ironía y un dominio del tempo escénico que ya nos dejó con la boca abierta en 'Desclassificats' y 'Lluny de Nuuk' (TNC).


Riera se mueve con bastante comodidad por la comedia y el thriller, con personajes que se esfuerzan por sobrevivir en un mundo hostil. Este es el punto de encuentro entre 'El don de las sirenas' y 'Barcelona'. En la primera tenemos a una pareja de argentinos que se instala en Barcelona (Mariela Roa y Diego Brizuela, un amigo (Joan Negrié) y una vecina (RoserBatalla). En la segunda, una crónica de la vida de una familia durante los bombardeos de 1938. “A pesar del terror que les rodea, luchan por sobrevivir”, nos explica, conectando Barcelona con 'Lluny de Nuuk'. Riera nos dice que es una especie de 'Sonrisas y lágrimas', pero con la ciudad y nuestra Guerra Civil como telón de fondo.


'El don de las sirenas' es la más particular. Primero, porque es en castellano. Y, segundo, porque se trata de una coproducción entre un teatro de Buenos Aires y la Sala Trono de Tarragona. Además, firma la dirección un argentino, Nelson Valente. Se trata de un encargo del teatro de Joan Negrié, que le pidió una obra con dos personajes de aquí y dos de allí. “Ya me va bien que me pongan condiciones, porque no tengo demasiada inventiva”, dice, modesto. Al final, le ha salido “una comedia romántica sobre el amor y la amistad, sobre cómo persuadimos a la gente que nos quiere para que acaben comiendo de nuestra mano”, añade el dramaturgo.


Riera no ha estado nunca en Argentina y tampoco estaba en 1938. Pero sí en la Barcelona del 2013. Dice que hace obras clásicas, sin aspavientos dramáticos. Pero, a veces, cuando hablamos de teatro, es más importante el qué que el cómo.



Otros usuarios dicen