Una ópera de Broadway en el Liceu

Kurt Weill vuelve a Barcelona con 'Street scene'

0

Comments

Add +

Kurt Weill sólo vivió 50 años, un trayecto demasiado corto para un compositor de gran talento como él que, no obstante, no le impidió abrazar una remarcable variedad de registros. Una variedad que no siempre se ha entendido o aceptado como se merece. Weill fue el responsable, junto con Bertolt Brecht, de algunas de las obras más criticas y ácidas de los años 20 y 30 del siglo pasado, como 'La ópera de tres reales' y 'Ascensión y caída de la ciudad de Mahagonny', torpedos dirigidos a la línea de flotación de una sociedad corrupta y un capitalismo voraz. ¿Cómo era posible que este mismo compositor, asociado a las corrientes más de izquierdas de la República de Weimar, y que tuvo que huir de la Alemania nazi -para hacerlo todavía más antipático a los ojos de los jerarcas hitlerianos, era judío-, fuera a parar, en  su exilio a Estados Unidos, a la comercialidad más frívola de Broadway? Muchos gurús de la intelligentsia musical europea no lo entendieron nunca y todavía hoy el Weill alemán suele tener mejor consideración que el Weill americano. ¿Hay realmente una censura?

 


Con una sólida formación clásica en la que jugó un papel destacado Ferruccio Busoni -el más germánico de los compositores italianos -, Weill fue uno de los grandes renovadores del teatro musical de la Europa de entreguerras gracias a su capacidad de absorber en un lenguaje personal los aires, los ritmos y los colores de la música popular más en boga del momento. Esta capacidad viajó con él a Estados Unidos y, aunque la ironía y el sarcasmo de sus obras maestras alemanas desaparece en Broadway, su voluntaria inmersión en los condicionantes del teatro comercial de Nueva York -los más intolerantes dirían que se vendió al dólar - no dejó de lado las temáticas políticas -el alegato antibeligerante de 'Johnny Johnson', la crítica del apartheid a 'Lost in the stars'- o sociales, como en 'Street scene', estrenada en 1947, uno de los puntos álgidos de la carrera americana de Weill y, en muchos aspectos -como las dimensiones y la ambición-, una verdadera ópera de Broadway. No en vano él mismo escribió: "Cuando llegué a Estados Unidos, comprendí enseguida que los escenarios de Broadway eran para el público norteamericano lo que la ópera para los europeos. En consecuencia, he escrito cada vez más mi música a la atención de Broadway y hoy tengo la convicción que el público norteamericano está preparado para aceptar su propia forma de ópera".


“La música de Weill incorpora elementos de jazz, blues y swing al lado del lirismo”

Estamos lejos del distanciamiento brechita y más cerca de los pedazos de vida de las óperas del verismo italiano. El libreto -escrito por Elmer Rice a partir de un drama propio, con letras de Langston Hughes, el gran poeta de Harlem- nos sitúa en una calle de un barrio modesto del Lower East Side neoyorquino, un melting pot de gente de orígenes diversos, emigrantes con sus grandezas y miserias, en una calurosa noche de verano que precipita la tragedia, el asesinato de Anna Maurrant, uno de los personajes principales de esta pieza de protagonismo coral, a menos de su  marido. La música de Weill incorpora elementos de jazz y blues, el swing más desenvuelto al lado del lirismo más operístico, influencies de Hollywood con toques de música judía, que crean una integración entre la música y el texto hablado admirable.

 


Desde un lejano 'Mahagonny' en 1971, el escenario del Liceu no acogía una obra de Kurt Weill. Bienvenida sea, pues, 'Street scene' en una producción, creada en 2008, que se ha repuesto este año en el Chatelet de Paris antes de llegar a Barcelona. Es una propuesta de The Opera Group, compañía especializada en ópera contemporánea que ya llevó al añorado Foyer 'Into the Little Hill' de George Benjamin, con el Young Vic, uno de los teatros más inquieto de Londres. Con dirección escénica de John Fulljames y musical de Tim Murray, un amplio equipo de actores y cantantes colaboran con el coro y la orquesta del Liceu y el Cor Vivaldi en una de les propuesta apasionantes de la temporada.



Otros usuarios dicen

0 comments