'El anarquista que se llamaba como yo'

Os damos cinco razones para leer 'El anarquista que se llamaba como yo', de Pablo Martín

0

Comments

Add +

1. El hallazgo: en Google

En Internet verán que El anarquista que se llamaba como yo es el libro revelación del momento (junto a Intemperie). Precisamente en Google encontró Pablo Martín su protagonista: se llamaba como él, el hecho despertó su curiosidad y le ha dedicado ... un pedazo de novela!

2. El montaje: de una carta crítica a críticos en el bolsillo

Pablo Martín, el autor, es un corrector y ex-librero de Reus que un día escribió al editor de Acantilado rectificándole cuestiones profesionales. Al terminar su primera novela, atrevido y coherente, se lo envió. Y lo convenció a él y a la crítica.

3. El ácrata: arrastrado, ejecutado y inmortalizado

Y quién era el Pablo Martín histórico? Se sabía poco: que fue condenado en 1924 por intentar derrocar la dictadura de Primo de Rivera ... y poco más. Después de un esfuerzo titánico de documentación, sin embargo, su homónimo revive. Y vemos el niño, el joven y el anarquista que se dejó llevar por la corriente.

4. El juego: realidad, mentira y aventura sin 'spoilers'

Durante 600 páginas, la novela es perfecta: bien escrita, bien documentada y ambientada, con puntos fuertes en el cine, en el juicio, en la Semana Trágica, con Blasco Ibáñez y Unamuno ... Y, enemigos de los spoilers, no podemos decir más, bueno, sí, un consejo: disfrutad de él, pero no os fiéis. Ya lo entenderéis ...

5. La vigencia: lecturas políticas y reflexión

Hay mil cosas a destacar: la herencia de Baroja, los cameos históricos, Robinson y Leandro, las crónicas del juicio, el toque perequiano (de Perec) ... Entre lo mejor, sin embargo, está la vigencia del choque político, que se podría aplicar en la actualidad. Como hacen los clásicos.

Otros usuarios dicen