Albert Forns escribe 'Albert Serra'

El chico del cárdigan rojo quería hacerse pasar por el cineasta de Banyoles. Presenta 'Albert Serra (la novel•la, no el cineasta)’

0

Comments

Add +

© Maria Dias


Cuando Orson Welles rodaba su acojonante 'F for Fake' faltaban 10 años exactos para el nacimiento de Albert Forns. No soy un virtuoso del cálculo mental, ni mucho menos, pero esta resta tan sencilla como innecesaria se me va repitiendo una y otra vez mientras el tal Forns hace ruiditos de succión con los labios enganchados en el borde de una taza de té. La explicación no tiene ningún misterio. Acabo de leerme 'Albert Serra (la novel·la, no el cineasta)', la obra con la que Forns ganó el Documenta a finales de noviembre, y vengo con un tema preparado: la mentira, la falsificación, el engaño. "No te equivoques, este libro es muy veraz", contesta, con una cara ten serie que da miedo.

Seis meses atrás a penas sabía nada de Albert, a parte de que en el indómito universo de las redes sociales se daba a conocer con el seudónimo de Rirkrit Tiravanija, y que en el avatar de Twitter tiene una especie de bodegón hecho con una botella de Mistol. Gracias a 'Albert Serra' he sabido una cosa: Rirkrit Tiravanija es un artista real, que nació en Buenos Aires y se dedica a cocinar fideos compulsivamente. "No soy partidario de la suplantación de identidades -dice Forns-. Lo que pasa es que mi vida no es lo suficientemente interesante, así que cuando quiero hablar de mí mismo me escondo detrás de la espalda de alguien importante".

Alguien como Albert Serra, director de 'Honor de cavalleria', estrella de Canes 2008 y dandi ostentoso y mal educado casi todas las horas del día. La víctima ideal, vaya. "Lo he escogido porque me parece un tipo súper interesante: combina el localismo de Banyoles con las obligaciones que tiene ser el gran embajador del arte catalán contemporáneo". Además, todas sus camisas están cargadas de volantes. La imagen de este individuo, que nunca hemos acabado de descubrir si sale de una sastrería de Savile Row o del fondo de armario de Vincent Price, le vino a la cabeza un tórrido día de verano, en una playa de Menorca. "Siempre tengo grandes pensamientos en las horas muertas", suelta Forns.

Una feliz coincidencia: la novela ha salido al mismo tiempo que su segundo poemario, 'Ultracolors'. Sólo hay que mirar el índice: todos los poemas llevan por título un nombre propio, desde Bruce Nauman hasta Sofia Coppola. "La idea era hablar de mí con las palabras, imaginario y expresiones de estas personalidades -aclara-, porque no tengo narices de hacerlo en primera persona". Sea verso o prosa, el planteamiento no cambia demasiado: siempre se trata de ponerse en la piel de alguien importante. Mientras me lo va explicando, yo me siento asediado por una nueva ocurrencia: 'F for Forns'. No tengo claro oque todo sea tan veraz, pero sobre todo estoy encantado con este triste juego de palabras.


Albert Serra (la novel·la, no el cineasta)
Albert Forns
Empúries
336 pág, 20

Otros usuarios dicen

0 comments