Vuelve la discoteca clásica

Abre La Boîte Barcelona en plena Rambla

0

Comentarios

comments.add +
Joan Mas

Joan Mas ©Iván Moreno


Pensad en cualquier ciudad mediana tirando a grande de Estados Unidos, sobre 1978 (pongamos Corpus Christi, Texas). La fiebre disco ha petado el termómetro, con un fanatismo de proporciones ridículas: hay discotecas en cada esquina, incluso algunas que abren al mediodía entre semana para que los minimaneros practiquen sus pasos a la hora del bocadillo. ¡Hasta hay en los aeropuertos!

Por amor al antro
Todo esto ha quedado arrasado por el paso del tiempo. Ahora bien, pocas frases de sabiduría popular más vigentes que la escuchada al profesor de autoescuela dicha a su hijo: "Niño, toma cinco mil pesetas y vete a la discoteca". Alegraros: la discoteca de toda la vida vuelve a Barcelona; Mas i Mas acaba de inaugurar la Boîte Barcelona en el número 33 de la Rambla, donde hasta hace cuatro días estaba la sala de show porno, la mítica Tabú. Sentados entre bola de espejo, Joan Mas explica que la empresa ha comprado el inmueble. "Es una apuesta muy fuerte de la casa. Si me dicen si quiero una disco en la Quinta Avenida o en la Rambla, me quedo con la Rambla", ríe.

Queda claro que el affaire con la sala Tabú es un tema personal: el empresario del ocio nocturno recuerda que era amigo del propietario de la sala, el señor Maqueda, y de su hijo, "que hacía de portero y se murió a los treinta y pocos". Entre idas y venidas entre el Moog y la plaza Reial, Mas entraba allí con su hermana "y tomábamos copas y hacíamos bromas". Es un lugar significativo: abierto en los años 50 como lugar de música en vivo, se convirtió en la sala de fiestas Tabú en los años 60, y con la fiebre del destape se convirtió en un show porno (y donde debutó Loquillo como cantante, por cierto). "Tenía la intuición de que la sala sería nuestra", dice Mas. Y se lamenta que por temas de insonorización no haya podido mantener las vueltas de piedra originales -que daban un aire solemne a un antro muy antro, la verdad -. Spleen nostálgico innecesario para acabar la glosa del antiguo Tabú: qué noche, la del concierto de los Stones del 97, en la que acompañé a un amigo dentro. Quien escribe, tacaño auténtico, no se quiso quedar a meter billetes de mil pelas en el uniforme de las bailarinas.

El placer del baile
Ahora, el lugar -con capacidad para 400 personas- tiene buena pinta. Y, claro, un homenaje a su primera Boîte, la de la Diagonal, que cerró hace nueve años. "A primera hora de la noche pondremos, como allí, disco y funk clásico". Después mandará el house vocal contemporáneo, "una música ideal para pasárselo bien, que ahora es el momento". ¿House de lujo en la Rambla? Esto es traer la guerra que sucede en el frente marítimo al centro, ¿verdad? "En el fondo queremos esto. El cliente de todo el año es barcelonés. Si sólo te nutres de turistas, en invierno no tienes a nadie". En la discoteca quiere una fauna interesante: "El turista que sólo va a sitios de turistas no es interesante", sentencia.
El hecho que la Boîte esté abierta cada día del año, de doce de la noche a cinco de la madrugada, contribuirá a fomentar esta fauna nocturna y,  sobre todo, el hedonismo stakhanovista: "Bailar es un placer que reivindico. En la época barroca bailaban minués y ahora se baila house".

Mas dispara contra la criminalización del placer nocturno, a raíz del desastre del Madrid Arena: "Detesto esta mentalidad judeocristiana. Todo lo que es placer en la vida es bueno para la salud mental y física". Y recuerda que aquella tragedia, causada por el Ayuntamiento, no ocurrió en una discoteca: "¡El índice de mortalidad en una discoteca en regla es bajísimo! Hay muchos más desastres en acontecimientos deportivos", argumenta.
Orgulloso,  pronuncia una letanía de la noche ramblera: La Boîte, Moog, Karma, Boulevard, Jamboree, Marula, Ocaña, Sidecar... "Volvemos a ser la zona nocturna más potente de Barcelona".

Info práctica

La Boîte Barcelona

  • Valoración: 3/5
  1. La Rambla, 33
Información

Otros usuarios dicen

0 comments