7 cosas sobre 'Psicosis' que quizá no sepas

Algunos secretos del rodaje de 'Psicosis', una de las mejores películas de Hitchcock

0

Comments

Add +

Alfred Hitchcock es uno de los pesos pesados de la historia del cine, de eso no cabe duda. Pero no siempre se le reconocieron los méritos. Casi 60 títulos, muchos de ellos obras maestras, pero ni un solo Oscar. El cineasta debutante Sacha Gervasi ha decidido hacerle un homenaje, una película inspirada en el rodaje de 'Psicosis': 'Hitchcock'. La protagoniza Anthony Hopkins, secundado por las interpretaciones de Helen Mirren y Scarlett Johansson. Nosotros le ofrecemos nuestro tributo, con estos siete misterios de uno de sus mejores filmes ... ¡Y sin 'spoilers'!


1 - Una trama inconexa
Poco después del estreno, Dwight MacDonald publicó un artículo en Esquire afirmando que Psicosis era un argumento televisivo como los que el maestro producía a un ritmo vertiginoso para el show Alfred Hitchcock presenta, estirado innecesariamente a dos horas de metraje. "Tramas inconexas añadidas para alargar", decía. Quizá le molestó que Hitchcock se cargara a la protagonista de la película antes de completar la primera media hora. "Era lo que en Hollywood se llama una 'arenque rojo', un elemento destinado a distraer la atención", declaraba Hitchcock en una de sus conversaciones con François Truffaut. Pero hay algo más. Ese mismo año, Antonioni hizo desaparecer a Lea Massari en una isla desierta al principio de La Aventura. Estos dos twist son, en gran parte, uno de los puntos de partida del cine moderno.

2 - Todo gracias a Saul Bass
Es el hombre que diseñó los créditos de Vértigo, aquel tubo de espirales y remolinos que giraban al ritmo de la música de Bernard Herrmann, y también los de Con la muerte en los talones. También es el hombre que, dicen, planificó la mítica escena del asesinato de Janet Leigh en la ducha. Saul Bass sólo figuraba en los créditos como 'Pictorial consultant', pero sacó punta al momento más impactante de Psicosis. Se ve que aprovechó ideas que habían quedado descartadas durante su colaboración con Otto Preminger en Anatomía de un asesinato.

3 - O no tanto ...
También se ha dicho que fue Saul Bass quien planificó la cuchillada del detective Arbogast, y su caída por las escaleras del caserón estilo gótico californiano. El día en que se rodó la escena, Hitchcock tenía fiebre y no pudo asistir al plató, así que todo se hizo según las indicaciones de Bass. Pero Hitchcock no era particularmente modesto. Poco después del estreno de la película explicó que, en realidad, esta secuencia se tuvo que repetir. En el diseño de Bass, "había un plano de la mano del detective resbalando por la barandilla y un travelling de los pies de Arbogast a través de los barrotes". Nada que ver con el resultado final.

4 - Vera Miles, ¡castigada!
Rubia Hitchcock, como Grace Kelly o Tippi Hedren. O, al menos, lo habría podido ser. Hizo de esposa de Henry Fonda en Falso culpable, y el año 58 Alfred Hitchcock le ofreció el papel de Madeleine Elster. Si la buscáis en Google, encontraréis alguna foto de las pruebas de vestuario con el típico traje de falda y chaqueta gris que finalmente se puso Kim Novak. ¿Qué pasó? Vera Miles se quedó embarazada, y todo el mundo sabe que James Stewart no se podía enamorar de una señora con bombo. Era un hombre con principios. Hitchcock la volvió a fichar en Psicosis, pero todavía estaba molesto. Natural: ¡le había dejado plantado! Desde el principio dijo que el personaje de Vera en la película era totalmente plano, de serie B, para que le quedara claro el error que había cometido.

5 - Un asesino melancólico
El guión de Psicosis está basado en el libro homónimo de Robert Bloch, que salió un año antes del estreno de la película. Bloch se inspiró en la historia real de Ed Grein, un lunático de Wisconsin que robó el cadáver de su madre y lo escondió en casa. En la novela, Bloch describía al asesino como un tipo gordo, algo asqueroso que llevaba gafas de culo de vaso y que era bastante sucio. Hitchcock, que a pesar de ser perverso pecaba de romántico, optó por el modelo Hamlet: taciturno, joven, delgaducho y con una mirada inquietantemente vidriosa. Anthony Perkins clavó el papel. El problema es que el personaje de Norman Bates le quedó para siempre como un estigma, y nunca pudo interpretar nada que se saliera del molde. De hecho, es más conocido por las ofensivas secuelas de Psicosis que por cualquier otra cosa.

6 - ¿Spoilers?
Es curioso. Como se ve en la película de Gervasi, Hitchcock hizo prometer al equipo técnico y a los actores que no explicarían nada de la trama antes de que el film llegara a la cartelera. Por lo que explica Gervasi, hizo retirar todos los ejemplares del libro de Bloch del mercado. Quería mantener el suspense hasta el final. Ni siquiera se hizo pase previo para la crítica. Pero eso no significa que no hubiera ningún spoiler. En el primer trailer de Psicosis que se vio, Hitchcock salía paseando por el plató revelando todo tipo de detalles sobre el argumento y sus mejores escenas. Típico de él.

7 - Madame Bates
Y no seré yo quien os cuente el final de Psicosis -si es que todavía hay alguien que no lo sabe-. Pero si alguna vez vais a París y visitáis la colección de Henri Langlois que está expuesta en la Cinémathèque encontraréis, entre algunas reliquias de Chaplin, el robot de Metrópolis y un vestido de rayas con que el  Vivien Leigh se paseó por la tierra roja de Tara, el busto más curioso que hayáis visto nunca. El rótulo dice: 'Tête de madame Bates'. ¿Sabéis de qué hablo?

Otros usuarios dicen

0 comments